domingo, 28 de agosto de 2011

Noche de Primarias

Post primarias:

No cabía en si mismo. La incredulidad y la alegría lo invadían. En ese preciso momento terminó de darse hasta que punto los medios lo condicionaban, aún sin creerles.

Era testigo de cómo el canal América levantaba #elprogramadefantino para analizar el resultado electoral de las elecciones primarias del 14 de agosto.

No podía creer lo que veía, si bien era optimista lo que salía de la pantalla lo emocionaba. El 50% de Cristina estallaba en el zócalo y un gato Sylvestre al borde del kirchnerismo llevaba la batuta.

Se le amuchaban recuerdos del tiempo kirchnerista. Personales. Cargados de la subjetividad propia de todo recuerdo.  Discusiones, frases sueltas, imágenes.

Se recordó riendo, promediando el gobierno de Néstor, al parafrasear a Lenin, el kirchnerismo como etapa superior del peronismo.

Allí comenzó a entender el peronismo de su padre, quien se fue en 2002 sin ver peronismo desde el 55, (con sólo 25 años). Entendió ese orgullo, ese sentido de pertenencia a un todo, a un colectivo social. Entendió, al fin, una frase frecuentemente dicha por su viejo, cargada de peronismo, “…lo mejor que tiene este país es el pueblo…”, cómo entenderla en toda su dimensión en medio de la desolación menemista?.
…nuestra bandera flameaba, en medio del temporal…#lagrimón

El 50 % brillaba opacando al magro 12% hasta la nada misma.

La cumpa dormía a su lado a pata suelta. La miró. Se acordó cuando no la conocía. No existía el kirchnerismo. Ni un esbozo era. Tampoco ellos.

Pensó en los milagros que obra el kirchnerismo. #madreradical #suegrosgorilas. Todos votantes partícipes de ese 50.

Se apisonaban los recuerdos mediáticos. Pergolini en 07: “remember Isabel.” Qué sabrás de Historia? Lanata: 09, tras derrota k. “Con quieren recuperar la mística? Con Capaccioli?,” Nunca entendiste nada. Con política, con peronismo, con militancia, con alegría, con la muerte.

La política consumida a través de los medios. Todo un tema.

Se alejó de la política espectáculo. Volvió a lo concreto: discusión con un compañero. Es peronismo? No, si, identidad si, práctica política, también, con quién construye?, con quién debería, con quien no. La foto de Perón? Y la de Evita? , el kirchnerismo ya tiene su mártir…es un fin en si mismo el peronismo? Es una transición hacia otra cosa?
Como desde afuera se oyó decir: el kirchnerismo es la superación dialéctica del peronismo, sin tomar real dimensión de lo que acababa de expresar, tal vez sin saber del todo que era lo que estaba diciendo pero que potencia tenía la frase, que bien sonaba. Rieron los tres y se fueron a comprar cigarrillos.

Cómo imaginar charlas de ese tenor poco tiempo atrás?, allí radica la potencia del kirchnerismo.

Y así se fue adormeciendo. Con el gato Sylvestre, libre de Marzelo Bonelli, exudando filokirchnerismo con esa manera tan particular de decir Kirrrchner. Con La Presidenta de la Russo sobre el pecho, esperando que el fuego k nunca se apague, que le siga dando calor, dotándolo de sentido…cuando el fuego crezca quiero estar allí…

Y cuando no haya nada, si es que ello alguna vez pasa, si vuelve a estar  a la intemperie, (como alguna vez estuvo), supo que el kirchnerismo seguirá ahí, imperturbable, dispuesto a ser revisitado, para darle refugio, cobijo, será el lugar seguro al que arribar y desde él, renacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada