martes, 14 de enero de 2014

Rock se escribe con K. Hoy: Insisto.


Ya era hora de arrancar el año y lo vamos a empezar con un rock de origen piojoso. Enero es bravo para empezar algo, la fiaca, el cansancio del año previo acumulado y demás etcéteras hacen necesario relajarla un toque.

No tenemos evidencias claras de kirchnerismo explícito del compañero Ciro pero tampoco nos vamos a poner en exquisitos. Tenemos ganas de escuchar este tema y se lo escucha. Ya lo dijo el General en una de sus recordadas cintas magnetofónicas: "los hay rockeros, los hay tangueros, los hay folcloristas pero en el fondo todos son peronistas...". Cuánta razón tenía el General con sus siempre sabias palabras...el rock es de Perón y al que no le gusta se jode...




Yo la vi, sin querer,buscaba alguna mujer que fuera el 
viento, fuera el viento en mi sien.

Y la vi, que va a ser, una hermosa Lucifer robó mi tiempo,
mi pensamiento y mi fe. 

Y dejó detrás de sí, tristes versos que oigo en mí. 

Y qué más, tarde gris, te diría, qué decís,si te olvidaste,
 
si te olvidaste de mí.
 
Si no fui mejor postor, fue aquel maldito temor,si yo pedía
 
vos te alejabas de mí.
 

Y quebró mi corazón, como se quiebra un carbón, encendido
 
Si yo te volviera a ver, insisto, siempre te voy a querer,
 
insisto, aunque el tiempo diga no, insisto, nunca morirá este
 
amor.
 

Y quebró mi corazón, como se quiebra un carbón, encendido 
Si yo te volviera a ver, insisto, siempre te voy a querer,
 
insisto, una hermosa Lucifer, insisto, un demonio hecho mujer,
 
insisto, aunque el tiempo diga no, insisto, nunca morirá este amor.
 

Nunca me perdonaré, no haber hecho más no sé, el tiempo todo,
 
destruye todo, lo sé.


Mamadera como quedó el compañero Ciro...¿qué historia oculta habrá detrás de esta bella canzonetta?, ¿o sólo será uno de los viejos trucos rockeros para ganar minitahs?

Pese al ropaje melancólico con el que intenta Ciro disfrazar la canción se puede apreciar algo de su impronta peronista. 

Por un lado la tosudez con la que insiste, claramente es una característica histórica del peronismo. Lo corren, lo apalean, lo sacan a patadas pero siempre vuelve. Y ahí está Ciro meta insistir e insistir.

También puede percibirse en la letra de la canción la importancia de la mujer para todo hombre que se precie de peronista. Le puede decir Lucifer o lo que sea, se puede enojar o pelear pero la mujer es parte indisoluble del movimiento. El movimiento sin mujeres no es movimiento señores...

Otro tema como dice el camarada Santo Biasatti. El carbón. Claramente Ciro busca desmitificar la infamia del parquet y no sólo por el hecho de que por una cuestión poética no es posible cantar que su corazón se quiebra como un parquet encendido. Quiere demostrar que el negro peronista a la hora del sufrimiento va, compra una bolsita de carbón y se hace un asado bien peroncho.

El viento. A qué otro viento se puede referir que al viento del sur, al viento nestorista por excelencia, un viento que lo conmueve, un viento que le pega en la sien, que lo despabila, que lo revive cuando menos lo esperaba.

El amor. Está seguro de eso Ciro, sabe que el amor vence al odio, que ese amor no morirá jamás, que está siempre presente, es el amor peronista, un amor sin igual, un amor que trasciende, un amor sin tiempo.

Y vamos a cerrar el análisis peronístico con el tiempo. Cierra la canción con una autocrítica dura. Nunca se lo perdonará dice, nunca se perdonará no haber profundizado el modelo pero al mismo tiempo duda, no sabe dice. Es el momento menos peronista de la canción. Duda. Esa duda lo aleja del movimiento pero también puede ser interpretada como el hacerse cargo de su error pues al mismo tiempo que duda está haciendo su autocrítica. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿cierra peronista o no cierra peronista el tema?. Concluimos que sí cierra peronista. ¿Por qué? Porque un peronista la autocrítica la hace para adentro, lava sus trapos sucios en casa y no va a andar diciéndole a todo el mundo los mocos que se mandó. Por eso tras la autocrítica instala la duda. Me equivoqué pero no sé. No te lo voy a decir ni a palos, no les voy a reconocer en la cara que le pifié, para sus adentros él sabe que no cometerá el mismo error, que lo corregirá pero esa macana a la contra no se la regaló ni en pedo. En defintiva bien peronista el Ciro viejo y peludo nomás...

El final medio derrotista con eso de que el tiempo lo destruye todo lo que pretende es jugarla de dramático a lo Discepolín y quién más peronista que Discépolo?

Seguramente Ciro conocé el lema peronista: La organización vence al tiempo amigo Ciro así que a no decaer que si Perón dice que al tiempo se lo vence al tiempo se lo vence, no hay coyuntura que pueda vencer al peronismo. ¿Estamos?



1 comentario:

  1. Muy bueno, hermoso! Gracias!
    Aunque el tiempo diga no, insisto!

    ResponderEliminar