lunes, 16 de noviembre de 2015

Memoria y futuro de un tachero

-Ya bajó la espuma, el griterío se apagó, ahora estás solo vos, nadie más que vos. Estamos en veda, no le podés echar la culpa a nadie de la decisión que tomes. Un poco de silencio ayuda a pensar en ocasiones, es momento de hacerlo, no te parece? 


-Si, dale. 


-Por dónde empezar no es cierto?
Hagamos un poco de historia, de historia personal, una historia que, como la de cualquiera de nosotros está atravesada por lo que no podemos controlar, por decisiones que no tomamos nosotros concretamente pero que afectan nuestra vida cotidiana. Por eso mismo es momento de reflexionar, porque hay rumbos que se empiezan a esbozar a partir de una decisión política y después no hay vuelta atrás. Las decisiones inevitablemente generan consecuencias.


-Dale, arranca, no tengo todo el día. 


-Bueno, tenés razón, me fui en chamuyo.
Vos trabajaste siempre, desde que terminaste el secundario y, aunque no estuviste nunca en el escalón de los que ligan todos los bifes, tampoco anduviste tirando manteca al techo. 


-Cierto. Y entonces papu?


-Tranquilo, estás impaciente. Vamos al punto. Vos siempre fuiste un laburante, seguís siéndolo. Te acordás de aquella mañana de tu cumpleaños? 


-Cuál? 


-Aquella mañana de 2001.


-Obvio. Cómo no me voy a acordar? 


-Te acordás que saliste a trabajar a las 8 como siempre y volviste a la 1 de la tarde también como siempre y recaudaste 2 pesos con 50 centavos y gastaste 3 con cincuenta de combustible? Es decir, te levantaste para perder 1 peso, te hubiera convenido quedarte durmiendo. Y eso que el taxi era tuyo. Imaginate el que era peón como le iba la cosa.
Te acordás de los rulemanes que comprabas? 


-Si, los chinos. A la primera lluvia se arruinaban y después te hacían un ruido que te enfermaba. Los usaba hasta que era insoportable el ruido. 

-Y de las gomas? Te acordás?


-También chinas eran. Eran tan malas que se ponían cuadradas casi. Duraban nada.


-Yo recordaba una secuencia con el tema neumáticos. Te acordás que una te perdía aire y se te desinflaba? Y que la inflabas todos los días? Y que cuando ibas al telo con tu novia primero la ibas a inflar para poder estar un rato relajado? 


-Me acuerdo. 


-Y cuánto salía una goma? 


-25 pesos. 


-Y por qué no la cambiabas y comprabas una nueva si salía sólo eso?


-Porque no me daba la guita. 


-Te acordás de la movida que tenías que hacer para que te aprueben el tacho para trabajar. 


-Más vale. Como había quedado mal pintado y estaba todo agrietada la pintura un amigo tachero me prestaba el suyo y pasaba la inspección con su capot. No era de ratón que lo hacía te lo juro. No tenía la plata para pintarlo bien. Me acuerdo de mi viejo con la mirada perdida en la ventana del comedor pensando como hacer para pasar la inspección y me acuerdo de su alegría cuando se me ocurrió esa opción. Todos los años lo hacíamos. 


-Tu viejo. Me diste el pie. Era jubilado no?


-Si. Pero tuvo que laburar hasta que se enfermó. La mandaba a mi vieja a cobrar y le preguntaba cada vez que la vieja volvía del Banco ¿cuánto cobré? Supongo que con la ilusión de que alguna vez le aumenten los 150 pesos que cobraba. Con eso pagábamos mis aportes hasta que tuvimos que dejar de hacerlo. Y nunca le aumentaron. 


-Me acuerdo cuando murió pobre viejo.


-Fue terrible. Lo pude velar porque me prestaron guita una prima y mi mejor amigo porque si no...PAMI no estaba funcionando casi, no me cubría nada. 


-Te acordás cuando ese amigo tuyo laburaba de lunes a lunes en un comercio y como no le pagaban se le plantó al jefe con unos compañeros de trabajo y los rajaron a todos. 


-Seee...una locura. Ni derecho a patalear teníamos los trabajadores.

 
-Y el tacho? Volvamos a vos. Cuántas veces lo cambiaste el último tiempo? 


-En 2003 tenía un auto de 8 años de antigüedad, en 2006 ya lo pude cambiar y con mucho laburo los dos últimos que tuve fueron 0 kilómetro. Pude dar el salto sin que nadie me regale nada. 


-Pero antes también trabajabas y no podías dar ese salto.


-Por supuesto que trabajaba, sólo que ahora hay laburo y si te esforzás tenés oportunidades para mejorar. No fue fácil pero ahora se puede. 


-Veo que tenés memoria. No te olvidás de donde venís. 


-Cómo me voy a olvidar? Sé de donde vengo y a donde no quiero volver. Porque tengo memoria sé que si volvemos atrás lo que no voy a tener es futuro. Por eso el domingo voto con memoria y pensando en mi futuro. Y en el futuro de todos porque nadie progresa solo. O nos va bien a todos o no le va bien a nadie. Es sencilla la cosa.
Por eso #mejorScioli

martes, 6 de enero de 2015

Frases chotas. Hoy: Navideñas y otras yerbas

Vísperas de Reyes. Indignado como el compañero Campanella estoy. No sólo por el hecho de enterarme por culpa de los imberbes de La Cámpora que los Reyes Magos no existen si no porque esa noticia implicó algo mucho más catastrófico aún que saber que los Reyes Magos son los padres. No sólo eso. Los Reyes Magos son militantes kirchneristas y de La Cámpora. Vade retro Satanás. El viernes lo charlo en terapia pero sin dudas las consecuencias de esta revelación no serán gratuitas. Espero que la yegua deje de mandarle juguetes a los negros y me pague las sesiones de psicóloga que voy a necesitar para quitarme este trauma.

Nada respetan. Nada. Y lo peor, sin ganas ni calidad. Exentos de dignidad, manosean, abaratan y menosprecian. 

En el inicio de 2015 vamos a publicar una serie de frases chotas recabadas durante el tierno período navideño, un tiempo hermoso el de las fiestas, un momento del año en el que florecen los sentimientos más puros, más sinceros. Esos bellos días en los cuales los seres humanos se vuelven más buenos, más solidarios, más generosos…y más chotos también porque no. Para ser choto no hay fecha, no hay tiempo ni hora. Se requiere coherencia, constancia, persistencia para ser un choto. Todo el año se es choto. Es un trabajo ser choto. Se cultiva la chotez. Es una plantita que hay que regar todos los días como el  amor para que florezca. Ser choto es un arte, ya lo decía Perón en el Manual de Conducción Política pero lo censuraron en la edición. Decía así: La conducción es un arte, como ser choto en la vida y vaya si lo sabrán los gorilas eso de ser chotos. Yo me especialicé en el arte de la conducción, ellos en el arte de ser chotos y así les va.

Para evitar confrontaciones innecesarias ese párrafo fue quitado del manual. Además el General nunca fue sectario y no quiso escrachar a los chotos. Los votos valen todos uno, solía decir en la intimidad, incluso los de la gente chota.

Dejemos tranquilo al General que debe estar organizando con Melchor, Gaspar y Baltazar (el más peroncho de los reyes magos, negro planero si los hay, te bancamos a muerte Baltazar, no como a esos caretas de Melchor y Gaspar) la entrega de juguetes para los únicos privilegiados.  

No serán desarrolladas las frases chotas de manera cronológica. Van en modo random. Ahí les van…

Me sube una señora el viernes pasado, viernes 2 de enero para más datos. Dice la pasajera: ¿cómo arrancó el año de trabajo? ¿Flojito? 

Y si boluda. Es 2 de enero pensé y con mucho tino no le respondí eso. 
Nota para enfatizar: no le dije boluda. Que quede claro. Sólo dije: y si. Es 2 de enero y agregué: hace una hora que arranqué.

Entonces me respondió: claro. No podés evaluar.
No boluda. ¿Cómo voy a evaluar un 2 de enero? Vuelvo a aclarar, tampoco le dije boluda en esta oportunidad. Apenas señalé: no claro. Aunque se esmeraba para que se lo dijera nunca le dije boluda. Nunca. No evalúo a fin de año mirá si voy a evaluar si un 2 de enero el laburo está flojito. No way. Encima un 2 de enero recontra sanguche como el del viernes pasado.

Me sube una señora por la zona del Mater Dei. Cerca de la casa de Cavallo, cerca del Paseo Alcorta para más datos. Tengo un tema. Del espejo cuelgan una cruz y un rosario. Siempre estuvieron ahí. No en este auto específicamente pero sí en los taxis de mi viejo desde que tengo uso de razón, que no es mucha por cierto. Nos acompañan. Siempre. Los colgaba mi vieja cada vez que cambiábamos el auto para que nos cuide. El asunto es que cada vez que lo ve algún militante del Opus Dei me emboca una estampita de Escrivá de Balaguer. Todo bien. No me pongo a dar toda esta explicación ni les digo que sí creo pero no en los términos en que ellos creen que yo creo ni que tiene que ver también con una especie de tradición familiar y que la más religiosa en términos técnicos era la vieja y que el viejo y yo creemos pero de iglesia poco y nada, les sigo la corriente y listo. Luego de darme la estampita para que me ayudara la señora, la cual tenía 10 hijos según me confesó (de forros ni hablar, no?), me dijo que las fiestas son un tiempo para disfrutar pero sin ofender a Dios. Literal.   

Me sube una mujer por la zona de Once, antes del 24. El 22 ponele. Estaba cargada con veinte mil bolsas y bolsitas, seguramente compraba en Once para vender por su cuenta o en un negocio. Andá a saber. Declaró lo siguiente: La gente no compra ahora porque es de puro dejados nomás. No. Nadie cobra los aguinaldos a tiempo entonces salen todos a último momento. La señora presidenta dice que todo está bien pero no es así. A mí me va bien porque no hago la picardía criolla de cobrar caro. Yo les vendo a buen precio y entonces se hace el boca a boca y me compran. Bien por la señora que no se zarpa pero no pude evitar recordar a Jauretche: cuando les va bien es por su mérito, cuando les va mal es culpa del gobierno.

Las siguientes afirmaciones son de un chabón que me subió el 2 de enero también. Zona de Once igual que la señora anterior. Los feriados fueron una tontería. Yo creo que debemos ser el país con más feriados de todo el mundo. Esbocé una tímida protesta pero no insistí. Él tampoco insistió y el tema de los feriados pasó sin pena ni gloria. La charla fue para otros rumbos. Pasaron a nuestro lado 3 negras. El flaco dio por sentado que eran negras dominicanas. Posiblemente lo fueran pero era incomprobable. Estas negras son buenas madres pero cogen mal. Cogen como si fuera un trámite. Y agregó: me contó un amigo que vivió con una negra así que a estas negras hay que pegarles como a un hombre, mirá que es grandote mi amigo pero dice que si no te fajan. Mirá los brazos que tienen.

Vamos cerrando. Me toma una vieja de mierda por la zona de Palermo. La vieja de mierda es una categoría en sí misma, no pretende ser ofensivo el de mierda. La vieja de mierda se define por su actitud y su porte aristocrático. Por lo general te suele llamar yofer. No te dice chofer, te dice yofer. Marca distancia. Esta vieja de mierda no me dijo yofer pero era del estilo. Chetísima, empilchada como la puta madre, joyas a diestra y sinietra, perfume de esos que se hacen sentir. No tengo idea de perfumes buenos o malos pero sí me doy cuenta cuando se tiran el frasco encima. Hacía calor, era temprano, tipo 9 o 10 de la mañana pero el calor se hacía sentir y en época de fiestas el calor se siente más porque el tráfico es un infierno. Yo tenía el aire acondicionado encendido, no al palo porque no suelo ponerlo al palo salvo en ocasiones especiales, pero claro que estaba fresquito el ambiente en el tacho. Podría poner la ventilación por favor. No puse signo de pregunta porque no lo preguntó, lo afirmó. La vieja de mierda tiene esa característica: no pregunta, da órdenes. ¿Qué? ¿Qué es ventilación? Acá hay aire o no aire. ¿Qué significa ventilación? Es un auto peronista, un taxi kirchnerista, es el Tacho de Perón. Acá se usa el aire. Lo bajé un toque y habilité que entre el aire exterior pero no experimenté ninguna ventilación. Cosas raras no señora.

No recuerdo a cuento de qué pero arrancó con unos palos que me hicieron ratificar que mi prejuicio sobre la vieja de mierda no eran infundados. Todos los kirchneristas que conozco son fanáticos. Se enojan cuando una les dice algo. Esta atorranta que hizo desastres y ellos se enojan. No se les puede decir nada. ¿Será porque le decís atorranta que se enojan? Pensalo como posibilidad al menos. Digo nomás. Yo quisiera que se vaya ya esta atorranta. El año que viene con una nueva figura nos van a prestar plata y dar ayuda para salir de este desastre en el que nos dejó la atorranta. Esta atorranta está mal vista afuera por eso no nos ayudan y mejor que no le presten porque vaya a saber uno a dónde se la llevan. Se va a tener que aguantar hasta diciembre doña le respondí. Le hizo mal el doña, la golpeó, fue peor que si le hubiera dicho vieja de mierda. A una señora no le gusta que le digan doña. El Papa le tira bastante pero ella no se da por aludida. ¿Le parece? No tanto le tira, de hecho se los ve bastante amables en el trato, les tiraba en serio cuando era cardenal, ahora no me parece para nada. Muy suave se lo dice, es el Papa, no se puede meter en cuestiones de la política de su país. Uy. A lo mejor usted es kirchnerista tiró la piedra como haciéndose la distraída. No se haga problema doña, cada cual dice lo que quiere acá y en cualquier lado, estamos en democracia. Claro. Se hizo un silencio. ¡Qué contractura tengo! cambió de frente la vieja de mierda con la velocidad y la precisión del Chino Rojas. Debe ser por hacerse mala sangre, no hay que hacerse mala sangre metí la estocada como Piscu en la final de la Sudamericana. ¿Hay trabajo? retrucó pero ya estaba medio regalada. Fue el último intento, el centro a la carga Barracas en el último minuto con un 2 a 0 en contra. Sus colegas dicen que disminuyó mucho. Hay mucho trabajo, anda bárbaro le dije. Diciembre realmente se movió bien y el año aún con altibajos desde mitad de año en adelante anduvo parejito. Aunque hubiera sido diferente le hubiera mentido, no me iba a torcer el brazo así nomás. Metí balance de largo plazo para cerrar: los últimos años andaba bastante parejo por suerte. Hace 20 años que trabajo con el taxi y estos años se trabajó bien. Ya contra las cuerdas, boqueando, tiró el último manotazo: Será porque estamos apurados que la gente toma taxi. Clarísimo nocaut. No das más de necia. Mmmmhhh…no creo respondí. ¿Antes no andábamos apurados? No dio para más. El partido estaba definido. A partir de ahí hablamos del clima caluroso y del tránsito ágil que ligamos afortunadamente. Como debe ser. (?) Y terminamos las fiestas y el viaje en paz… 


jueves, 18 de diciembre de 2014

El retorno de River y Perón

17 años. 20 años no es nada canta el morocho del Abasto. Se nota que hace bocha que estás en otra parte Gardel, estás en el lugar en el cual los años no pasan, la famosa eternidad. Tal vez 17 años tampoco sean gran cosa si uno lo piensa en términos históricos (¿me querés explicar por qué mierda siempre que quiero escribir piensa escribo pinesa?, ¿qué tengo en los dedos?, ¿será alguna conexión que no está funcionando bien? El viernes lo charlo con la loquera. Seguro que me echa la culpa a mí como suele hacer. Le pago para que me tire el fardo a mí. Esto no estaría teniendo ni pies ni cabeza). Pero hasta por ahí nomás lo de la historia. Para pensar el feudalismo probablemente 17 años sean una boludez. O para explicar el surgimiento del imperio romano. O para tratar de comprender porque lo vemos al bueno de Marx sentado esperando ver como el capitalismo se derrumba fruto de sus contradicciones internas. Ahí puede ser que 17 (o 20) años no sean nada. Acá son una bocha te diré. En una pequeña historia individual es un montón. Y ni te digo si lo pensamos en el mundo del fútbol. 17 años sin ganar son muchiiiiisimo…

Vamos llegando al punto. Ponete un toque en la piel de un pibe de 21. No tiene ni el menor registro de lo que sucedió hace 17 años. Ni te digo uno de 18 o un pibe de primaria. Supongamos que esos pibes son de River. Ni puta idea tienen. Como no iban a festejar como festejaron. No hay manera de que no lo vivan de ese modo.

El momento llegó. Ni lo teníamos chequeado. Ni el tiempo pasado desde aquel remoto 1997 ni el real interés que nos generaba la copa Sudamericana. Pero los planetas un día se alinearon. Se alinearon cuando pensamos que en realidad se estaban desalineando. Boca gana en Paraguay y pasa a semifinales. River se entera y se le (nos) llena el culo de preguntas. Las primeras dudas aparecen. Se traslucen el día del partido con Estudiantes hasta que Piscu empezó a sacar conejos de ese maravilloso pie zurdo.

El día de la final del ’97 con el San Pablo estaba jugando un partido de fútbol con amigos. Los partidos no los pasaban por tele de aire. Gracias Néstor Fuerza Cristina. Y veníamos muy dulces. Casi como Teo bailando en la propaganda del banco Francés, actual BBVA.

Estábamos por empezar el partido y aparece mi viejo. Francescoli erró un penal. La incredulidad. ¿Qué decís? El Enzo no erra penales. Si. El Enzo erra penales. Ese año erró unos cuantos penales. Uno con Racing que nos dejó afuera de la copa Libertadores, nacho González se lo atajó. Y ese de la final con los brasileros. Jugué para el orto. Jugué para no cagar a los pibes porque estábamos justos. Miraba todo el tiempo al viejo a ver si tiraba alguna noticia más alentadora. Y llegó. Apareció el chileno Salas y entonces me enfoqué un toque en el partido. Clavé un par de goles y listo. A casa a escuchar a Costafebre. En el camino creo que nos empataron los brasileros. Otra vez las dudas. Pero teníamos al chileno prendido fuego. Campeones otra vez. Nadie nos avisó que pasarían 17 años hasta la próxima copa. 17. Como los que tardó Perón en volver del exilio. 17. Con el 10 de aquella final como DT. Gallardo. ¿Gallardo es Perón? ¿River es Perón? La pregunta está planteada.

Costafebre lo comparó con Napoleón. Perón recurría a Napoleón para graficar lo que es el arte de la conducción. ¿Casualidad? No lo creo.

Confieso que lo re putié al pobre Mugneco el día del partido con Racing. El día que puso suplentes y se nos terminó de ir el campeonato. El temor a quedarnos sin nada estaba ahí. Pero apareció el conductor. El que vio lo que todos vimos y no queríamos ver. El equipo estaba muerto. Los últimos 20 minutos en la cancha de Boca fueron terribles. No podíamos levantar las gambas. Nos quedábamos sin nafta y fuimos Vaca Muerta como dijo Lito. Gracias Mugneco. Y el Mugneco se recibió de artista, de conductor. Perón decía que había que saber ceder el 50% para quedarse con el 50% más importante, el 50% que no se puede negociar. Y tomó la decisión. El conductor debe tomar decisiones. La conducción es un arte todo de ejecución decía el General. Y Gallardo ejecutó. Con voluntad dijo un día. Y se me vino Néstor a la cabeza. Y estoy en la banquina mal. Pero que esperaban…soy de River y peronista…vivo yéndome a la banquina.

Volvamos a los 17 años. Hagamos el ejercicio de pensar esos 17 años. Los del exilio de Perón y el exilio de los éxitos internacionales de River. Las oraciones en rojo son las del exilio de Perón. Las azules las del exilio de River. Si lo vamos a hacer épico los hacemos a todo trapo…

Tras la caída de Perón Argentina entra en la órbita del FMI. No saldría hasta Néstor.

El FMI maneja nuestra economía a gusto y piacere. Hasta que Néstor decidió pagar la deuda para recuperar soberanía política e independencia económica no dejaron de decidir sobre nosotros. En el ’97 estaban a pleno manejando el asunto.

El hombre llega a la Luna y planta la banderita yanqui. El Sputnik soviético es el primer satélite espacial.

Argentina lanza el satélite Arsat 1. Un satélite argentino y peronista.

Aramburu, uno de los militares que derrocó a Perón, fusila en José León Suárez a peronistas que se rebelan contra la dictadura llamada Revolución Libertadora. Algunos años después es asesinado por los Montoneros cuando se presentaba como figura política de recambio de la dictadura de Onganía. La Justicia nunca dijo ni mu sobre los fusilamientos de José León Suárez ni sobre la ruptura del orden constitucional. La injusticia y la violencia se instalan en la Argentina.

Videla, dictador y genocida argentino a partir de 1976, muere preso en 2013. La memoria, la verdad y la justicia imperan en la Argentina.

Se produce la revolución cubana, un hito que marcaría la etapa latinoamericana posterior. EEUU bloquea a Cuba por considerarla un peligroso avance del comunismo. Luego aplicaría, con otros métodos, la represión al resto de Latinoamérica.

Ahora parece que los yanquis y los cubanos se amigan un toque merced a la gestión de un Papa peronista.

Racing ni imaginaba que iba a estar 35 años sin salir campeón.

Racing sale campeón durante el breve gobierno de Rodríguez Saá. Y vuelve a salir campeón ya sin Rodríguez Saá como presidente. Hemos madurado como país.

En Dallas matan a John f. Kennedy.

En Nueva York caen las Torres Gemelas fruto de un ataque terrorista.

Se produce el Concilio Vaticano II que moderniza a la Iglesia Católica.

En el Vaticano hay un Papa peronista que altera a los carcamanes de la Iglesia.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial los EEUU y la URSS se dividen el mundo. Se produce el período denominado como Guerra Fría. Se extendería hasta 1989.

Ya sin la presencia de la URSS ni el comunismo como contraparte del poder del imperialismo norteamericano se va configurando un mundo que tiende a un mundo multipolar con varias potencias y alianzas en danza. Rusia, China, Brasil, India, bloques regionales.

El peronismo parece extinguirse con su líder proscripto. Era la idea del régimen militar. Empiezan las internas entre los colaboracionistas que piensan en un peronismo sin Perón y los combativos que quieren a Perón en Argentina.

El peronismo parece extinguirse fruto de las acciones del propio peronismo. Los ’90 casi se llevan puesto lo poco que quedaba del peronismo tras la dictadura militar. Néstor y Cristina reviven el espíritu del peronismo. También desde la acción pero sumándole convicciones y doctrina.

Podríamos seguir un rato largo con este ejercicio. 17 años son una bocha podríamos concluir…pero al final de cuentas, con la copa en el bolsillo te digo que un poco de razón tiene Gardel…20 años no son nada…

Viva Perón, River y Gallardo que volvieron del exilio tras 17 años!


lunes, 3 de noviembre de 2014

La farándula es de Perón

Un día vino Tenembaum y sacó un libro en el que nos preguntaba Qué nos pasó y no nos importó porque era Tenembaum y siempre supimos que era gorila y que no le interesaba mucho la política sino vivir siempre con su culito y su conciencia limpia. Limpia de nosotros obviamente. Tienen una forma de entender la limpieza, la pureza y la moral muy particular. La moralidad, la pureza, la limpieza radican en no estar intoxicados con el germen peronista. Ahora sigue haciendo guita publicando una seudo novela sobre Cristina y la década ganada. Muy limpito pero como le encontró el yeite al kirchnerismo para hacer guita…nunca te preguntamos Ernesto, ¿y a vos qué te pasó que escribías libros con las Abuelas de Plaza de Mayo y ahora jugás para los que fueron cómplices y apologistas de los que secuestraban a sus nietos?

Otro día se nos fue Lucas Carrasco y no nos importó porque hubo quienes siempre supimos que no era peronista y pensamos que era un pecado gastar guita y bancar a ese muchacho que presuntamente era un gran escritor y se convirtió de repente en un opositor furioso y desbocado que la juega de provocador y ahora se abraza vía tuiter con todos los que lo puteaban cuando apoyaba al Gobierno. Los troskos son así. No hay nada que hacerle.

Un día tuvimos una deserción que aún no logramos asimilar, que cuesta digerir, una partida difícil de tolerar, perder un cuadro político de tales características duele. Se nos casó la compañera Viviana Canosa con el hijo de Tato Bores y la perdimos. Qué hacer se preguntaba el camarada Lenin, cómo seguir tras esa pérdida me pregunto yo. Pero seguimos. Lógico que la hayamos perdido. Dura debe ser la vida al lado del hijo de Tato que juega a ser Tato en Clarín y mucho no le sale. La juega de provocador, en realidad es provocador. Provoca arcadas leerlo.

Pero ahora sí entramos en crisis. Marce se enojó y se enojó feo. ¿Qué nos pasó Marcelo? ¿Cómo llegamos a esto si nos quisimos tanto? ¿Cómo olvidar el abrazo que le diste a la Jefa cuando se nos fue Néstor? Y ahora… ¿dónde ponemos tanto amor Marcelo?

Me quedé pensando en este tema a partir del discurso político que dio Tinelli después del escandalete entre Alex Freyre y Aníbal Pachano. Irritado se lo notaba a Marce. El que se enoja pierde Marcelo, no te pongas así. Tampoco es para tanto la cosa, no necesitabas tanto el Fútbol para Todos. Para lo que manejás es un vuelto, maestro. Sabemos que no te encuadrás con nadie pero tampoco es para que nos pegues así después de tantos años de amistad. Ya te olvidaste lo bien que la pasamos con el Alica alicate en el 2009 parece. No está bien eso. Hay que tener memoria. (¿?)

Me quedaron un par de frases de las que emitió ese día. Lo enganché en vivo y en directo, enojado como pocas veces y me quedé. Raro porque sólo suelo quedarme cuando nos ofrece una Cirio o algo semejante. Me quedé y eso que estaba Pachano llorando. No me privo de nada, los gustos me los doy en vida…

Una que me quedó fue esa de “el vamos por todo parece que también es vamos por tu vida”. ¿Por qué vidas fue el kirchnerismo? ¿A quién persiguió, a quién prohibió, a quién mató?

La otra fue “hubo una época en la que se discutía con respeto. Mi papá era peronista y mi abuelo radical y se discutía con respeto.” Tinelli es un muchacho grande. ¿De qué época estaremos hablando? ¿Los ´60, los ´70? No me parece que fuera un tiempo en el que el respeto reinara. El peronismo estaba proscripto y cuando lo dejaron volver no duró ni 3 años la situación y vivimos un momento de una represión y una intolerancia inéditas en nuestra historia y eso que nuestra historia no se caracteriza por ser demasiado plácida ni tolerante en cuanto a las diferencias.

Realmente llama la atención lo que planteó. De una dureza inesperada más allá de que nos venía tiroteando hace tiempo. Sabemos que juega su partido Marcelo pero la postura es rupturista con su propia historia. Solía ningunear, hacer imitaciones, bardear pero nunca fue tan directo. Además es muy loco que diga lo que dijo sobre el Vamos por todo y la crispación. En el 2010 ya estábamos crispados, al menos ya nos acusaban de tal cosa y sin embargo la fue a consolar a Cristina el día de la muerte de Néstor.


Charlemosló en terapia Marcelo…al fin y a los cabos todos somos peronistas como decía el General…


viernes, 19 de septiembre de 2014

Máximo Gesto

Mañana de domingo. Me desperté ansioso tras un sábado especial. Deseaba, de mínima, un título tamaño catástrofe que hablara de lo que había vivido el día anterior en el Diego Armando Maradona. Quería un titular ingenioso, provocativo, que me mantuviera en vilo, que me hiciera calentar. Pero no. Claramente el juego que proponen es mezquino, subrepticio, de operación tras bambalinas. No se bancan sostener la apuesta a la luz del día.

Yo esperaba que escribieran “Y un día apagó la Play”. No sucedió. No se animaron a ratificar lo que nos vendieron durante años: que era un gordo boludo que lo único que hacía era jugar a la Play Station. Espero que mañana Noticias haga lo que Clarín no se animó a hacer, lo que no se animó a decir. Nunca menos.

Les salió el tiro por la culata. De golpe se vieron desbordados por una realidad que no esperaban. Una carta que asumieron que no se jugaría jamás. Ellos mismos se creyeron su propio relato. El relato. Mirá vos por dónde terminó saliendo el mentado tema del relato…

También resultó contraproducente en otro sentido el relato. Tanto lo dijeron, tanto insistieron, tanto lo instalaron que hasta nosotros, en algún lugar de nuestro ser también lo hicimos carne. Consciente o inconscientemente. Entonces no fuimos con demasiada expectativa. Fuimos a ver qué pasaba. Porque no somos preclaros, porque tenemos debilidades, porque no nos creemos más que nadie. Nosotros también somos víctimas de esta sociedad mediática y contra ella peleamos, contra ella nos rebelamos, ante ella sucumbimos frecuentemente, dudamos de nosotros mismos. ¿Por qué? Porque no lo sabemos todo, porque no somos perfectos, porque preferimos equivocarnos pero siempre al lado del pueblo. Nunca solos. No somos como ellos, no somos perfectos, no lo sabemos todo. Néstor no era un tipo perfecto…la magia de ese momento…la energía que se vivió cuando habló Máximo, el hijo de Néstor, el hijo de Cristina fue impagable. Un silencio de misa. No volaba una mosca. No hay apellidos mágicos dijo y es tan cierto. No hay apellidos mágicos dijo y movió los brazos y fue tan Kirchner todo…

Fue una tarde luminosa pese a las nubes y a la lluvia que Néstor supo frenar para que disfrutáramos de esa jornada a pleno. Una tarde plagada de gestos. Políticos y humanos que, siendo peronistas y según dice Perón en Conducción Política, son una misma cosa.

El gesto del Cuervo Larroque de oficiar simplemente de maestro de ceremonias. De presentar a la figura excepcional de esa tarde. Un gesto político-humano infrecuente en estos tiempos. Ceder protagonismo, dejar de lado el ego, privilegiar lo colectivo por sobre las vanidades personales. Larroque está habituado a hablar frente a auditorios importantes, ante miles de personas. Tiene manejo, cancha, está acostumbrado a esas situaciones te guste más o menos lo que diga. Lo dejó hablar solo a Máximo sin presiones, sin un discurso previo que pudiera intimidarlo.

El gesto de Máximo Kirchner para con sus compañeros. Ellos son mejores que yo. Lo digo y no me da vergüenza decirlo dijo. Pero el gesto no fue sólo decirlo. El gesto fue estar ahí, dar la cara, poner el cuerpo, hablar, enfrentar una situación que tranquilamente podía haber evitado y sin embargo estuvo ahí, como reconocimiento a los que pusieron el cuerpo aunque él estuviera ahí, en las sombras. Y le hubiera resultado mucho más sencillo seguir articulando desde ese lugar. Pero no. Fue. Estuvo ahí. Nos habló. Nos interpeló.

Ya lo habíamos escuchado hablar. Lo habíamos leído en algún libro también. No es lo mismo. Es como una banda de rock. La escuchás en un cd de estudio y cualquier banda suena prolija, perfecta. Después la ves en vivo y es una poronga. Editado cualquiera puede sonar coherente, esa duda, a lo mejor persistía, sumado al mito de la Play (igual lo recontrabanco con la Play. Es hermoso jugar a la Play. Los que tenemos 30 y tantos sabemos lo placentero que es jugar al fulbito en tu casa y no ir a una sala de videos y poner la ficha por cada partido. Jugar hasta que te duelan las manos y se te sequen los ojos. A ver giles. ¿Qué hacen en sus tiempos libres? ¿Se la pasan leyendo el Ulyses de Joyce? Caretas.) El vivo es otra cosa, juegan otros factores, no hay posibilidad de cortar y volver a grabar, es al pan pan y al vino vino. Plata o mierda. Y lo supo manejar, hasta cuando titubeó al principio, la piloteó con el recurso de presentarse frágil, asumiendo que dudaba, mostrando que estaba haciendo un esfuerzo, sincerándose ante todos y ante sí mismo que tal vez no quisiera estar haciendo eso en ese momento. Cualquiera que se paró ante un grupo de personas, que se expuso, que se mandó a hablar sabe la tensión que se siente, el temor a equivocarse, el miedo a ser juzgado, la vergüenza de defraudar(se). Manejó la situación, se fue soltando, afianzando, hasta le tomó el gustito charlábamos con algunos compañeros. Ojala así haya sido. No cualquiera sale bien parado ante la mirada de tantos que eran muchos más que los 40 mil que estábamos ahí y encima con la mejor buena leche. Miles, millones diría lo miraban desde todos lados con la peor de las malas leches. Y él la piloteó. Hay que tener pasta para hacerlo. No es joda.

Hubo variedad de repercusiones. Sólo me voy a referir a 3, no leo las editoriales de los grandes medios. Puede que no esté bien no hacerlo pero no me interesan, me aburren, me hace daño la mala leche, ya sé lo que van a decir, ni se esfuerzan en ser un poco creativos, los lugares que recorren son siempre los mismos. Ya sé lo malos que somos, ya me lo enseñaron durante más de una década. No me importa lo que digan de mí, no me importa nada pero de mi hermana...el hermano mayor saltando por su hermana, como el padre cuando saltaba por su mujer. ¿Hace falta que aclare que no lo estoy comparando con Néstor? Sí hace falta cerrá el blog porque te recibiste de pelotudo. Apenas está empezando si es que se decide a realizar una carrera política formal.

Decía que me iba a referir a 3.
1. Asís. El turco al que tanto he puteado por menemista. El que se animó a decir que aunque no acuerde en nada no se puede soslayar el acto del sábado. Por el nivel de movilización y organización, por lo que dijo Máximo Kirchner, porque asumió que vamos a dar batalla y tiene la capacidad política para comprender que negando lo que pasó no se le puede ganar al kirchnerismo. El que fue acusado de kirchnerista por el gorila intenso. ¿No son hermosos? Lo acusan de kirchnerista porque intenta comprender un fenómeno político. Genios. Ahí te demuestra Asís que no es gorila. Para superar algo primero lo tenés que conocer y reconocer.

2. El boludo de Lucas Carrasco. Perdón Asís por incluirlo en la enumeración. No los estoy poniendo a la par. Tranca. El ego, la vanidad, la pavada misma. Uno de los mayores errores del kirchnerismo fue darle guita y visibilidad al boludo ése para que defienda algo en lo que nunca creyó. Porque no cree en lo que creemos nosotros. Sólo en él. ¿Por qué? Porque no es peronista. Corta la bocha como dice la nueva estrella mediática Ivo Cutzarida. El Ivo de la gente. (?)

3. Tenembaum. Preguntó irónicamente qué nueva utopía se había planteado en el acto del sábado. Ninguna maestro. Nunca lo vas a entender. Nunca lo vas a comprender diría Perón, una doctrina no se enseña, no se aprende, se comprende. No planteamos utopías. Nos proponemos realidades porque peronistas.

Vamos cerrando. Algunos conceptos políticos para pensar(nos) de cara al futuro.
No es un nombre, es una idea, es una postura ante la vida, una doctrina, un compromiso. No son ellos más que como referencia, somos nosotros. Todos nosotros. Ese es el legado de este tiempo.

El Frente para la Victoria es más, mucho más que los que estamos acá. Es el movimiento, los compañeros, los que no lo acompañaron sólo hasta la puerta del cementerio sino que entraron con él y eso no se olvida.

Que cierren los números con la gente afuera lo hace cualquiera. El asunto es que cierren los números con la gente adentro. Es eso. Toda una definición. Peronismo. Kirchnerismo. Llamalo como quieras.

No esperaba demasiado, tal vez sea eso. En el 2003 tampoco esperaba demasiado. A lo mejor sea que no soy tan pillo como los que se dan cuenta de todo. Tal vez sea eso. Quizás sea que soy como los negros como mi viejo que seguían a Perón y no se daban cuenta que lo que el Viejo hacía era frenar la revolución. O probablemente sea como los boludos de los Derechos Humanos que se dejaron usar por el tuerto que se beneficiaba de ellos. Puede que sea como esos pibes que comen, estudian y se vacunan porque la Yegua les da la asignación para que la voten y quedarse para siempre. Seguro que es todo eso. Obvio que es eso.


Y el final. La alegría genuina de los compañeros, los que estaban ahí y los que no estaban ahí pero son igual de compañeros y se alegran por la alegría de tantos. Me emocioné. ¿Qué más puedo decir? Creo que se nota. Algo de Néstor estuvo ahí, algo de él estuvo en la cancha de Argentinos. Y encima al final del discurso el Indio. Una canción hermosa, una fiesta sin fin. Había una vez





viernes, 5 de septiembre de 2014

Cerati-Gracias Totales

Eras un pendejo. Estabas por entrar en la adolescencia. Eras medio lento, en general, particularmente en tu acceso a la música. Tus viejos eran justamente eso. Viejos. En tu casa se escuchaba tango. La distancia generacional era abismal. Los amigos te guiaron sin saberlo y te asomaron a la música que generacionalmente debías escuchar.

Se acercaba vertiginosa la hiper de Alfonsín. Fines del ’88. Terminaste la primaria y esos viejos viejos se jugaron una carta brava. Te regalaron en nombre de Papá Noel un grabador. Casetera simple. A ver chicos, hijos del cd, el mp3, spotify e Internet. Paso a contarles. El cassette era un rectángulo de plástico con 2 agujeritos y una cinta marrón que lo recorría por dentro enroscado en 2 rueditas que se asomaban en esos 2 agujeritos. Los diminutivos no implican que yo sea de los pelotudos que hablan en diminutivo, pretenden graficar el tamaño de lo que intento describir. Ese cassette se ponía en el grabador y al apretar el Play salía música por los parlantes. Muy mágico todo. El grabador hacía un ruido de cagarse. Acoustech era la marca. Pedorrísima. Era lo que permitió el contexto económico. Si tenías un doble casetera eras casi millonario. O al menos clase media media suponés.

Decía que se jugaron tus viejos. Se mandaron a comprar algo sobre lo que no tenían la más puta idea. Nunca preguntaste pero te la jugás que el equipo lo definió el viejo y el cassette la vieja. El cassette era Languis de Soda Stereo. Un disco de remixes muy choto. Lo más choto de Soda sin dudas pero tenía un valor especial. Era el primero y el primero nunca se olvida suelen decir. De hecho no recordás cuál fue el segundo así que debe ser así nomás.

Necesitabas investigar. Querías grabar pero el cassette era original y no te dejaba el muy guacho. Apretaste el Rec+Play hasta que agarró viaje. Pobre Languis, pobre Cerati. Arruinaste tu primer cassette con tu voz y la de tu mejor amigo. Intentaste arreglarlo. Fue en vano. Ya la habías cagado, de algún modo marcó un poco tu relación con la tecnología, tosca, intuitiva tal vez.

Tus amigos eran más bien pop, de fines de los ’80. Erasure era la banda de moda. Te fuiste curando de a poco. Pero Soda Stereo fue una de tus bandas iniciáticas. Bon Jovi fue la otra. Una combinación rara. Tenías un amigo que escribía el logo de Soda a la perfección. No era tu caso. Los intentos terminaron siempre en fracaso. Menos mal que se impuso la computadora y el teclado porque tu letra era pésima.

Fuiste pasando por todos los estados. Glam rock, metal y diste la vuelta. Arrancaste por el extranjero y llegaste al llamado rock nacional. Llegaste hasta Slayer y todo fue bajar a sonidos que valieran la pena, que no contuvieran tanto barullo. Esos tiempos fueron difíciles en tu relación con Cerati. Te gustaba Soda pero era vergonzante. No podías decirlo, no podías escuchar Metallica, AC DC, Maiden y decir que también escuchabas Soda. Mucho menos cuando te empezaron a gustar Los Redondos. En aquellos tiempos “la Grieta” estaba en el rock. En la política no. Caída del Muro de Berlín y Consenso de Washington eran el paradigma. La "verdad" era una sola. Qué lindo era el mundo político sin grietas. (¿?). No. No era lindo. No había alternativas posibles y las disputas, las contradicciones, los antagonismos se canalizaban en el rock por ejemplo. Y cantabas que Luca no se murió, que se muera Cerati la puta madre que lo parió. Lo cantabas vos también aunque sin mucha convicción. Tenías casi todos los cassettes de Soda. En algún momento hasta pegaste una foto en la carpeta con esos raros peinados nuevos. Lo modernos que eran. Esa foto estaba pegada debajo de una de Guns ‘n Roses. La mescolanza...mamadera.

Siempre estuvo muy presente Cerati en tu vida. Musicalmente claro. Con el tiempo supiste disfrutarlo, ya sin ese prejuicio adolescente de los ’80 y ’90 que decía que si escuchabas Soda eras puto porque era pop blandito. Era genial Cerati, no estás descubriendo nada. Lo escuchabas y parecía que cantar era una boludez, tan sencillo parecía. No lo era. Belleza era Cerati, un músico del carajo, maravilloso.

Y cerramos con la frase más trillada este día. Gracias…totales. En estos momentos ser poco original es una obligación.

Acá van mis 10 canciones 10 de Cerati…hay muchas más que me encantan pero éstas son mis 10…


Quiero regresar...Solo a besarla 

no seas tan cruel, no busques más pretextos, no seas tan cruel, siempre seremos prófugos..



estoy al filo de la resignación
debe ser el hábito
de esperar que algo quiebre el unísono


afuera el frío embiste. 
adentro el vértigo 
y sueles dejarme solo.

Una eternidad
esperé este instante
y no lo dejaré deslizar
en recuerdos quietos
de aquel amor de música ligera, nada nos libra, nada más queda

Viejo roble del camino 
tus hojas siempre se agitan algo 

El eclipse no fue parcial
y cegó nuestras miradas
te vi que llorabas
te vi que llorabas
por él

ella parece sospechar
parece descubrir
en mi 
que aquel amor
es como un oceano de fuego

Sos el paisaje más soñado 
y sacudiste las más sólidas tristezas 
y respondiste cada vez que te he llamado 

viernes, 22 de agosto de 2014

Rock se escribe con K. Hoy: Ella sí que era el fuego

Volvió Rock se escribe con K. En esta ocasión con un gran tema peronista de Los Redondos. Peronista se preguntarán con toda razón. Del Indio insistirán incrédulos. Claro que sí amiguitos…cada cual ve peronismo donde puede

Va a amanecer y desde el muelle 
veo el ferry en que te vas. 
El amor empezó a quedarte chico 
y el silencio lo enredó. 

Ángeles!! Yo ya no me puedo ir... 
me ata un fuego y mi sueño duerme aquí. 

Ella sí que era el fuego. 
Ella sí que bailaba en las llamas. 

Por primera vez tengo miedo 
de no hacer bien mi papel. 
Se que voy a perder un poco el tiempo 
y tirar con lo que hay. 

Ángeles! Yo ya no puedo partir, 
me ata un fuego y mi sueño duerme aquí 

Ella sí que era el fuego, 
ella sí que bailaba en las llamas. 

Apagó sus ojos tristes y luego embarcó... 
Recuerdos que mienten un poco 
(siempre fue así) 
Nuestro miedo helará este infierno creo. 
Sopla un viento frío en la ciudad.

En este día, 22 de agosto, el día del renunciamiento de Evita no puedo no encontrar un tinte reivindicatorio del Indio hacia la abanderada de los humildes. ¿A quién se puede referir al decir ella sí que era el fuego? ¿A quién si no a Evita? ¿O no dijimos tantas veces que se consumió en su pasión, en su fuego? ¿O no son  las antorchas el símbolo que la representa en las marchas en las que la recordamos cada 26 de julio?

Puede pasar 1 año. Pueden pasar 20 años. Y Ella sigue ahí, sigue ahí para nosotros, permanente, presente. Deja huella, no la podés olvidar, no hay manera de olvidarla, ni aunque quisieras podrías. No querés olvidarla. ¿Cómo vas a querer olvidarla si es parte tuya? Olvidarla es olvidarte, es perder tu identidad, es borrar una parte de tu historia.

Ella sí que bailaba en las llamas. Claro que sí. Y no le temía a las llamas, no le escapaba al bulto, iba al frente como loca, se jugaba el todo por el todo, no iba a medias. Ella también iba por todo. En ocasiones suele costar seguirle el tranco, difícil seguírselo, siempre parece poco lo que puedas hacer para estar a la par de ella, un poco cerca al menos. A eso remite el Indio al declarar por primera vez tengo miedo de no hacer bien mi papel.

Ella es la rubia debilidad peronista. La ves por todos lados, ella está siempre ahí, recogiéndose el pelo, rodete arriba, con la mirada fiera, sabiendo lo que quiere, la imaginás o la recordás levantándose el pelo y sabés que va a la guerra, agarrate que va hasta el fondo y si no estás a la altura de las circunstancias te perdés el tren.

También está su otra faceta. La del pelo suelto, al viento. Sopla un viento frío en la ciudad, el viento del sur. Y el gesto es otro, más relajado, es el gesto posterior a la batalla, el gesto de la satisfacción por haberse jugado todo, un gesto que delata paz, la paz del que sabe que lo dio todo, que no se guardó nada, la calma que se consigue cuando se tiene la certeza que se entregó todo sin importar el resultado. Hasta mansa parece en esa imagen que tenés en la retina aunque sepas que no tenía ni un pelo de mansa.

Ves el ferry que se va, ella que se va, el ferry como metáfora de la partida, ella nunca se va, ella no se va porque está en vos, se queda en vos porque de alguna manera la hiciste carne, la hiciste parte tuya y ella se hizo carne en vos.

El amor empezó a quedarle chico porque el amor la desbordaba, tenía que ir más allá, el cuerpo no le alcanzaba para tanto fuego y tanto amor. Más allá de los honores y la lucha lo que queda de ella es el amor. El amor a esa lucha, no pedía honores, sólo pedía amor y lo expresaba en la lucha, en esa lucha que te arrastra, que te conmueve, que te lleva como una correntada furiosa aunque creas que ya no te podés ir y que tu sueño duerme aquí.

Y un día apagó sus ojos tristes y embarcó, debió embarcar para no ahogarse en tanto amor y no quemarse en las llamas en las que gustaba bailar. Y se fue pero no del todo. Porque está en vos y en esta hermosa canción.

Recuerdos que mienten un poco (siempre fue así). Claro que sí. Los recuerdos siempre se quedan cortos, no tienen la capacidad de expresar lo que viviste, no hay imaginación que permita imaginar la realidad, esa realidad inabordable que fue ella. Y el miedo no helará ningún infierno, el infierno siempre será ese fuego maravilloso que te permitió creer, revivir, recuperar y reconocer tu identidad, saber el lado de la vida en el que querés estar parado. Aunque en ocasiones creas que no te da el cuero. Siempre da el cuero para más. Como a Perón cuando Lanusse dijo que no le daba el cuero para venir. Ella no tiene que volver porque nunca se fue. Está en vos, siempre en vos porque ella es Evita. El fuego. Ella sí que era el fuego. Ella sí que bailaba en las llamas…