lunes, 11 de junio de 2012

Frases chotas. Hoy: Concentradas



Tras percance tecnológico con los “amigos” de Telecentro se viene una nueva tanda de frases chotas, ahí les van…

  • Me sube un tipo. Una pinta de garca que se caía. No la puedo caretear, ¿para qué?, cuando me sube alguien, inevitablemente se me configura el perfil de la persona, muchas veces acierto, las menos no. Rivadavia a la altura de Uruguay. Me hace seña medio desesperado, ampulosamente. Sale de la AFIP. Arranca enseñándome a laburar…yo no sé como puede ser que por acá vengan pocos taxis, es una repartición pública, sale gente que espera taxi todo el tiempo…es cierto que la mayoría de los taxis va por Avenida de Mayo y no necesariamente porque sean boludos, se viene desde Plaza de Mayo y muchos tacheros suelen tener tendencia a yirar (andar vacío) por las avenidas. Algunos por vicio, otros porque aún están aprendiendo a laburar y se da por sentado que en las avenidas hay más viajes potenciales. Pero bueno, que lo primero que insinúe es como tienen que trabajar aquellos que están todo el día en la calle no me cayó de lo más simpático.

Se dirigía a la AFIP que está en Hipólito Yrigoyen y Pasco. Seguimos por Rivadavia, nos agarra el semáforo de Paraná. En esa esquina se encuentra el Consulado peruano. A nuestra izquierda, sobre la vereda, unas cuantas personas comiendo, se vendía ceviche y comidas típicas de la colectividad peruana así como en Viamonte y Callao, donde está el consulado paraguayo, sale como trompada el chipá. ¿Qué van a vender? ¿sushi? Obvio que no. El tipo: ¿y éstos? ¿Quiénes son? Deben ser del Interior o paraguayos o algo asíestá el consulado de Perú le respondo. Ah, son peruanos, dice frunciendo la nariz. No me digas, boludo. Tras ese comentario de mierda dice mis hijos trabajan con Caritas en la parroquia con gente humilde que duerme en la plaza para que no se muera de frío (mirá que bien, la culpita burguesa a salvo, mirás con asco a los peruanos peeero…).

Eran las 11 y pico de la mañana. Ya estamos a la altura en cual Rivadavia es avenida. Por toda Rivadavia, a esa hora hay cantidad de camiones de todo tipo y color haciendo la descarga de mercadería matutina. Ah! Descarga! Este es el país de la joda, cada cual hace lo que quiere. No hay que hacer nuevas leyes, hay que cumplir las existentes sentenció. Típica frase de facho.

Doblamos en Matheu para retomar por Yrigoyen y llegar a la AFIP. Edesur está haciendo un arreglo, la calle está reducida. Los vecinos le escribieron a mano un cartel que decía: Gracias a Edesur por el barrio sin luz. El tipo manda después dicen que no hay crisis energética, hay cortes por todos lados. Precisamente el cartel puteaba a Edesur por falta de inversión se presume. El tipo, el palito, lo tiró para el gobierno, ¿qué duda cabe? ¿Soy perseguido? ¿Quién, yo?

Llegamos a la AFIP. Paga. Antes de bajar dice, pretendiendo confianza, complicidad…acá uno sabe a que viene, a que te rompan la cabezaojalá no te hayan roto solo la cabeza…

  • La siguiente no es estrictamente una frase chota. Más bien es una forma de expresión pero de todos modos cabe, razón por la cual la incluyo en esta sección. Estimado pasajero desconocido: hay ciertas cosas que en un auto (ajeno) con aire acondicionado no deben hacerse. O debe abstenerse de realizar más allá del deseo.

Una de ellas es fumar. Nadie (pocos) osan fumar en un auto cerrado herméticamente sin, de mínima, preguntar. Es algo instalado, uno sabe que no debe hacerse. Si se fuma se apaga el aire y se bajan las ventanillas. Perfecto. Es un consenso claro entre pasajero y conductor (detesto la palabra chofer, conductor suena mejor, encima es una palabra con una connotación claramente peronista. Además, ¿quién soy?,¿ Morgan Freeman en Conduciendo a Miss Daisy? Qué carrera la de Morgan, de chofer de la vieja chota esa a presidente de los EEUU, si hasta Dios llegó a ser en la película con Steve Carrell, un groso, siendo negro llegó a ser presidente y dios, bien por Morgan).

Otra cosa que no corresponde hacerse en un vehículo con aire acondicionado es cargar con olor a camello muerto bajo el brazo. El aire acondicionado potencia todos los olores y los deja impregnados en los objetos del ambiente. Sin embargo está situación es admisible. Puede pasar. Venís de laburar, estás reventado, te da la guita para tomar un tacho, estirás la manito y llegás rápido a casa. No hay problema con ello. Se abre un toquecito la ventanilla y el olor va saliendo. Listo. Tolerable.

Ahora, llegamos al punto. ¿Es necesario expresarse no ya oralmente con una frase chota sino analmente? ¿Por qué nos hacemos ésto señor pasajero? Para ser claro, ¿cómo se puede ser tan choto de tirarse un pedo en un auto con aire acondicionado? Es una pregunta metafísica, existencial, allí se bifurcan los caminos entre el bien y el mal…

A ver, estás en un auto que no es el tuyo, en el tuyo hacé lo que quieras, a lo mejor hasta lo disfrutás pero en el mío no che. Ojo. No voy a ser tan hipócrita como para hacerme el impoluto y decir que no lo hice jamás con un pasajero en el auto. No. Claro que no lo voy a ser pero nunca, jamás con el aire prendido. Eso no se hace.

El pedo, tirárselo, es una elección. Se decide hacerlo. Hay gente que dice yo no me los tiro cuando quiero, me vienen y se salen…naaaahhhh, paaabres de aquellos que no poseen el don de rajárselos a voluntad. Pobres pero no me chamuyen.

Se preguntarán cómo puede ser que este tipo nos esté hablando de esto, no la careteen, no me van a decir que nunca hablaron de ello, sucede que hace unos días una señora, bien puesta, de unos 60, no una vieja zarpada en años que no se puede contener, se expresó de este modo en el auto. No dijo nada en todo en viaje pero no me van a decir que no es éste un claro ejemplo de frase chota. De otro tipo.

Afortunadamente se bajó a las pocas cuadras, al menos tuvo esa delicadeza…#graciasporbajar

  • Para finalizar una frase chota en el mismo sentido escatológico que la anterior. Una pasajera me sube en Avellaneda y Otamendi. Tras señalarme el destino (el del viaje, no el mío, el de mi existencia, faltaba más) la mujer tose. Resfriada le pregunto. No responde. Tengo todo el moco pegado arriba. ¿Por qué nos contamos todo? me pregunto. ¿Por qué no nos guardamos algo para la intimidad?, ¿por qué habré preguntado? Sigue. Pensé que era un tapón de cera pero es todo moco. Nunca pensé que un ser humano podía tener tanto moco fue la aguda conclusión. Lo que yo no pensé es que alguien a quien recién conozco podía contarme algo así…

4 comentarios:

  1. Lo veo un tanto enojado con los goriludos. Relaje amigo, los enojados son ellos. Nosotros vamos por maaaaasssss.

    ResponderEliminar
  2. No me enojo con ellos...los compadezco xq se la van a tener q fumar...vamos x más!

    ResponderEliminar
  3. Gato, para el rato "libre", por si no la conocía: http://100historietas.blogspot.com.ar/2011/06/pedro-pereyra-taxista-2-3-y-cuatro.html
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias x el dato! lo voy a investigar! abrazo!

      Eliminar