sábado, 28 de abril de 2012

Amarillo y negro. Hoy: La basura


Marzo, últimos días del verano. Me hace seña una señora por la zona de Congreso. Vamos a unas cuadras del hospital Británico me dice. Giramos frente al Congreso, (la escribanía del gobierno según la opo y la corpo que se indigna porque los diputados y senadores de un partido votan las leyes que la conducción de su partido ingresa en el Congreso, deberían votar en contra de su propio gobierno, me pregunto), tomamos Solís y vamos hacia el Británico. Un auto me encierra medio feo pero nada del otro mundo. La vieja baja el vidrio (íbamos con las ventanillas cerradas porque estaba el aire acondicionado encendido, hacía tanto calor que se caían los pajaritos muertos) y le grita Qué lindo que sos! No pude sino reírme. Se pasó la vieja.

Pasa que no nos respetamos (uuuhhh! Cagamos pensé, ahora se viene una perorata moralista de la hostia. Traté de atenuar lo que presumí que se venía. Intenté anticiparme, le di explicaciones técnicas de tránsito por las cuales uno a veces se ensarta y le complica la vida a otros, no siempre es mala intención, en ocasiones es no fijarse, todo no puede ser previsto). Compró. Si, tenés razón. (Joya, me temía una sarta de lugares comunes, alguna que otra gorileada, andaba con sueño, venía con low battery yo. Me asustó un toque como se puede manipular desde el discurso, le vendí Mi Relato, como gusta decir a la corpo deshilachada. ¿O era la opo deshilachada?)

Hacemos un par de cuadras en silencio. Sólo la radio como sonido ambiente. Un tipo de otro auto me hace señas para que baje el vidrio. Lo bajo. ¿Cómo hago para llegar a Cañuelas? (no sé flaco. ¿Cómo voy a saber cómo ir a Cañuelas? Soy un simple tachero de Capital no muy amigo de las rutas, a veces ni conozco como ir a algunos lugares de Capital y vos me preguntás como ir a Cañuelas? Para colmo no soy muy bueno indicando. No me vino ese don, mucho menos si hay que resolver en cuestión de segundos. Igual me mandé y le contesté. La verdad es que le indiqué más o menos. No fue de choto. Al menos lo orienté un toque. Después que pregunte cuando esté más cerca. Ni me acuerdo que le dije exactamente pero le pifié.) Resulta que la vieja sabía cómo llegar. Los seguimos un par de cuadras hasta que nos unió otro semáforo. Yo tenía unos campos por allá. Agarrá la autopista. Después el camino a Las Flores, la 205…faaa, sabía todo la vieja. No recuerdo que más le dijo. Me empezó a contar de los terrenos, de un juicio por usurpación, de un abogado que no hacía nada, te voy a denunciar en la televisión porque me querés cobrar lo que no hiciste, parece que le dijo. La justicia por televisión. Fuerte.

Llegamos al punto del relato. A esta altura deben estar preguntándose porque carajos se llama La basura el Amarillo y negro de hoy. Hasta este momento no se desprende que sea por la mujer dado que no dijo nada que amerite tal (des)calificación. El asunto es que quedo justo detrás de un camión de recolección de basura. Hay una posición en el sistema de aire acondicionado que recicla el aire del interior, ponele, e ingresa algo de aire del exterior. En esa posición no enfría tanto el aire. Tampoco es cuestión de congelarse. No pidan explicaciones súper técnicas. No me gustan. Así soy, medio bartolero. Lo que importa que se entienda es que se comienzan a sentir los olores provenientes de afuera y, con el aire acondicionado, el olor se potencia, se percibe más fuerte. Ya hablaré al respecto en otra ocasión. Pero de los olores generados adentro. Gente impresionable abstenerse.

El olor a basura se empieza a hacer notorio. Encima un paspado en el auto de adelante iba domingueando (expresión amable para definir al pajero que va por la izquierda pelotudeando. #tacherocrispado), no lo pasaba al camión y me obstaculizaba el camino. ¿No se enfermarán? pregunta retóricamenteme la vieja inmune al olor, no dijo nada al respecto al menos. Y si le digo, sufren todo, el frío extremo, el calor, la lluvia, el olor a basura, meter la mano y tocar cosas que uno ni imagina (y pensar que hay hijos de puta que se indignan por lo que ganan los recolectores de basura. Andá vos a levantar la mierda de los demás. Con respecto a lo que ganan hay que ser justos. Son camioneros. Punto para Moyano. Dudo mucho que siempre tuvieran una buena remuneración, no lo sé fehacientemente pero no creo que antes de la conducción de Moyano estuvieran en una condición salarial favorable).

Esos son mis basureros dice la señora. El flaquito que va colgado es de River. No sabés lo que lloraba ese chico cuando se fueron a la B. Unos lagrimones, cómo nos pudo pasar esto doña me decía…el otro gordito no se engancha tanto, se ríe. Siempre. (Saca la cabeza por la ventanilla y les grita Vamos River!, ellos la saludan) No sabés lo que sabe el gordito de pintura, una barbaridad (de pintura eh! No de pintar casas. Pintura) Picasso, Van Gogh, Cezanne, lo que quieras. Lee muchísimo, le gusta. Terminó la secundaria a los 47, hace 2  años. Ahora estudia antropología forense me parece. Yo le digo ¿por qué no dejás este trabajo? No señora me dice. Con este trabajo yo alimenté y críe a mis hijos, a mi familia y me da tiempo para hacer otras cosas como estudiar, cuando me reciba no me para nadie…

Qué decir, no? Realmente me impactó la historia. Qué pelotas y qué voluntad el tipo! Y ...¿cómo hago para no bajar línea? Se recibió en este momento histórico y no en otro. ¿Casualidad? No me parece aunque no conozco su historia completa pero ¿por qué no estudió y se recibió antes? Más que posible que no haya podido, no? Para pensar. #movilidadsocialascendente

2 comentarios:

  1. universidades con acceso posible para sectores trabajadores. primeras generaciones de familias de laburantes que pudieron ir a la universidad. loer a La educación y el acceso a la tecnología, lo mismo que darle a los científicos el lugar que merecen... sólo los necios y los gorilas pueden negar esta realidad.
    saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual. Coincido completamente. saludos!!

      Eliminar